Las mujeres mueren más por infarto que los hombres debido a numerosos síntomas que no conocen

mujer 1843 Visitas

A pesar que las enfermedades cardiovasculares son calificadas frecuentemente como un problema para los hombres, los infartos siguen siendo la principal causa de muerte para ambos géneros en la mayor parte del mundo. Una circunstancia adversa para el diagnóstico de las féminas es que los síntomas pueden ser diferentes a los de los varones. Afortunadamente, las mujeres pueden ser conscientes de estos datos únicos para su caso y así reducir el riesgo de una cardiopatía. Las patologías relacionadas con la circulación y el corazón acaban con la vida de 82.000 mujeres al año tan solo en Reino Unido, superando a los 79.000 hombres…

Síntomas de los infartos para las féminas

Los síntomas más comunes incluyen una sensación de dolor, presión o incomodidad en el pecho. Pero no siempre es algo severo o incluso lo más notable, particularmente en las chicas. Y es que puede darse sin ni siquiera notar nada en el pectoral. Las muchachas tienen más posibilidades de padecer este mal sin este conocido dolor que los hombres. Por eso deberían atender a otros signos importantes que les pueden dar una oportunidad en el último momento para salvarse.

Los posibles signos incluyen incomodidad en el cuello, la mandíbula, los hombros o la parte superior de la espalda. Además, podríamos hablar de un aliento cortado, una incapacidad para respirar severa. También el dolor en uno o ambos brazos, náuseas o vómitos, sudoración sin sentido o fatiga inusual. Todo esto acompañado de una sensación de ligereza o mareo. Lo peor es que estas señales pueden ser más sutiles que los dolores semejantes a “la pisada de un elefante” en el pecho que casi todos conocemos…

Las féminas refieren esta sensación en el pectoral como una cierta presión u opresión. Esto seguramente sea debido a bloqueos en las arterias principales y en las más pequeñas, las responsables de suministrar sangre al corazón. Estos síntomas suelen aparecer cuando ellas están descansando, o incluso dormitando. El estrés mental puede ser también un factor importante de estos males. Las mujeres son a menudo mal diagnosticada por la ambigüedad de estos síntomas.

A pesar de que hay diversos factores de riesgo para patologías cardiovasculares (colesterol alto, presión alta u obesidad) que afectan a ambos géneros, existen otras causas importantes que juegan un papel más importante en el desarrollo de las enfermedades e infartos de las chicas. A continuación mostramos las principales circunstancias que no deberían ser “pasadas por alto”, y que las féminas tendrían que evitar o paliar por su seguridad.

Diabetes: Las mujeres con esta enfermedad enfrentan unas probabilidades mayores de tener problemas con el corazón que los varones.

Estrés y depresión: El órgano central de las féminas es afectado por estos pesares mentales más que el género opuesto. La depresión y la tristeza continúa hace más complicado llevar un estilo de vida saludable y seguir un tratamiento adecuado, así que contacta con tu doctor si este es tu caso, no lo ocultes.

Fumar: Siempre es negativo, y para las muchachas es peor incluso.

Inactividad: Una falta de actividad física es un factor importante para el fallo cardíaco, y recientes estudios determinaron que las chicas tienden a ser más sedentarias.

Menopausia: Los niveles bajos de estrógenos tras este proceso vital alberga una significante causa para desarrollar patologías del corazón en los vasos sanguíneos responsables del flujo al núcleo…

Síndrome del Corazón Roto: Esta condición (frecuentemente generada por situaciones estresantes que causan fallos en el músculo del corazón) ocurre más comúnmente en las féminas tras la menopausia.

Complicaciones en el embarazo: La presión alta o la diabetes durante el periodo de gestación pueden aumentar las probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas respecto a las otras progenitoras… De la misma manera, esto puede ser transmitido a los descendientes.

 

Las féminas con enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoidea o el lupus pueden albergar un mayor peligro de padecer infartos. Así llegamos al final de nuestro artículo, esperamos que te haya inspirado, o al menos entretenido. Antes de marcharnos tenemos que señalar que el contenido de las informaciones vertidas anteriormente es de naturaleza meramente orientativa, y que lo más recomendable para informarte es acudir a tu médico de cabecera. ¿Qué te ha parecido? Coméntanoslo.

 

Compartir

Comentarios