loading...

El 70% de las mujeres están en riesgo de padecer fibromas uterinos. Esta información puede marcar la diferencia…

mujer 1627 Visitas

Es cierto que cuando se habla de fibromas uterinos, suena como algo repugnante o peligroso, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de “algo que crece en el útero sin preguntar”. La buena noticia, sin embargo, es que generalmente es un problema menos serio de lo que parece; alrededor del 70-80 por ciento de las mujeres tendrán fibromas uterinos antes de los 50 años de edad, aunque existen diferencias en la expectativa de cuándo pueden aparecer, basadas en la edad y antecedentes raciales. Sin embargo, hay ciertos factores que deberías conocer para aclararte todas las dudas al respecto, así que no te lo pierdas…

 

1. No es un cáncer

Para empezar, hay que dejar algo claro: los fibromas uterinos son tumores benignos y no cancerosos. Sin embargo, sí es cierto que la mujer afectada puede experimentar síntomas similares a los de una forma rara de cáncer, llamado sarcoma uterino. Desafortunadamente, los científicos y médicos no han podido encontrar una forma de confianza con la que se pueda detectar un sarcoma, excepto cuando están realizando procedimientos de extirpación de fibromas. En caso de que tengas o hayas tenido fibromas, es mejor que acudas al médico a discutir el posible riesgo de un sarcoma uterino.

2. Las mujeres afroamericanas son más propensas

De hecho, de acuerdo a las estadísticas, tienen el doble, o incluso el triple de posibilidades de contraerlos. En este caso, los fibromas se pueden desarrollar frecuentemente a una corta edad, lo que hace que crezcan progresivamente y causen unos síntomas algo más severos. Una mujer también tiene una mayor probabilidad de contraer fibromas uterinos si nunca se ha quedado embarazada, si tiene un sobrepeso serio, o si en su familia ya ha habido antecedentes de otras que los hayan tenido con anterioridad.

 

3. A veces, no ofrecen síntomas ni se requiere tratamiento

¡Buenas noticias! Algunos fibromas uterinos únicamente requieren tratamiento cuando la mujer experimenta ciertos síntomas al respecto, y la mayoría de afectadas no los sienten. “Si una mujer con fibromas no tiene síntomas evidentes, podría ser innecesario recomendar algún tipo de tratamiento, a excepción de acudir cada cierto tiempo a observaciones clínicas, debido a que el riesgo de que haya un sarcoma en su interior es mínimo”, dicen la mayoría de expertos. Realizarse varios chequeos con el tiempo será suficiente para dictaminar los efectos al respecto.

4. Son la causa principal de las histerectomías

Esto puede que no te guste demasiado, pero anualmente, se realizan más de 200.000 histerectomías, es decir, la extirpación quirúrgica total o parcial de útero debido a los fibromas uterinos. ¡Y esto es solo en los Estados Unidos! El procedimiento puede afectar de diversas maneras a la mujer, porque además de quedar infértil, puede conllevar sus propios riesgos. Es por eso que la mayoría de los doctores recomiendan hacerlo únicamente cuando los fibromas son extremadamente dolorosos o no responden a otros métodos de tratamiento.

 

5. La histerectomía no es la única opción, sin embargo

Actualmente existen una gran cantidad de terapias médicas que pueden emplearse para aminorar o encoger el crecimiento de los fibromas, entre los que se incluyen tratamientos hormonales, terapias de ultrasonidos, o la miomectomía, el cual puede remover los fibromas sin dañar el útero. Si los quistes uterinos no requieren su extirpación, hay otros tratamientos que te pueden ayudar a combatir los posibles síntomas, como ibuprofeno, píldoras anticonceptivas, o la ablación (un procedimiento que usa energía de radiofrecuencia para destruir tejidos).

6. Te puedes quedar embaraza, pero con dificultades

La mayoría de las mujeres que han tenido o tienen fibromas no tienen ningún problema a la hora de quedarse embarazadas, pero aún así puede haber ciertas complicaciones. Algunas investigaciones sugieren que algunos tipos de fibromas uterinos pueden cambiar el tamaño y la forma del útero, lo que puede impactar en la habilidad de la mujer para quedar encinta; Sin embargo, los expertos estiman que solo se trata del 1 o 2 por ciento de los casos. Los fibromas también están relacionados con una probabilidad seis veces mayor de dar luz mediante cesárea y el riesgo de hemorragia tras el parto.

 

7. Los científicos no saben exactamente la causa de su aparición

La razón precisa de las mutaciones que causan los fibromas uterinos no está establecida, a pesar de su enorme prevalencia e impacto clínico. Las investigaciones más recientes han querido alegar el impacto de las hormonas, como el estrógeno y la progesterona, como una posible razón, teniendo en cuenta que dichos tumores raramente aparecen antes del primer periodo de la mujer y que disminuyen tras la menopausia. Además, el estrés, la dieta y otros factores medioambientales podrían jugar un papel importante en el desarrollo de fibromas.

 

Compartir

Comentarios